Viajar y dejar que las cosas fluyan

Estamos de acuerdo en que, ahora mismito, no es el momento ideal para viajar 🤷‍♂️. Y es que el jodido bicho nos tiene a todos más encerraditos de lo que nos gustaría. Pero sea como sea, eso no es excusa para no hablar de temas de segundo nivel, como si fueran capas de cebolla 🧅

Y es que hoy quiero hablaros del concepto “no plan” en el mundo de los viajes.

Y es que es interesante pensar en hasta qué punto es bueno plantearse el viajar casi como si de una lista de tareas se tratara.

Los que me conocéis de cerca sabéis que soy una persona bastante cuadriculada, me gusta tener las cosas bajo control. Y es por ello (junto con mi enorme capacidad para despistarme) que enseguida delego en listas, esquemas e incluso, en el curro, en diagramas de flujo, planos y lo que haga falta con tal de pensar las cosas a fondo (pero solo una vez ☝️)

Esta forma de ser me ha llevado en ocasiones, al plantear un viaje, a intentar planificar especialmente aquello que quiero ver. Sin ir más lejos, ya en su momento os hablé sobre cómo planificar un road trip de forma eficiente y existosa.

Y aquí es donde entramos en harina. Por un lado, está claro que hay toda una serie de factores que es más cómodo dejar atados antes de empezar el viaje. Como, por ejemplo, saber qué quieres ver o hacer y qué no, dónde quieres pernoctar, etc. De lo contrario casi seguro se te quedará cara de tonto cuando te digan algo así como “¿Estuviste en Broto? Qué cascada más chula, ¿verdad?“. Y que no sepas de qué coño te están hablando. Pero claro, si te pasas, estás convirtiendo el viaje en un trabajo: una serie de “tareas” que ir tachando de la lista, una tras una. Y será el cumplimiento de dicha lista lo que determinará, “objetivamente”, el éxito del viaje.

Qué conste que en alguna ocasión me he encontrado en una situación como esa. Y, está claro, terminas no disfrutando del todo del viaje. Pero es el precio a pagar si realmente quieres ver todas esas cosas en esa cantidad de tiempo.

En el otro extremo, el “que fluya”, nos encontramos con un concepto que a priori es el correcto, pero que, como todo extremo, también tiene sus sombras. Por un lado, es el reflejo de las pocas ganas de trabajar que tiene uno 🤣

Pero luego, seamos francos, hay cosas, que aunque suene tremendamente mainstream, “hay que ver”. Es decir, si te encuentras en Nueva York, por ejemplo, ¿cómo no vas a ver la estatua de la libertad, el Empire State o Flatiron? ¿De verdad te vas a plantar en París y no vas a visitar Notre Dame o la torre Eiffel? ¿Pisarás Torla y no te acercarás a la Cola de Caballo? ¡Me refiero por supuesto a la primera vez que pisas ese sitio! Lo terminarás lamentando, por mucho que ahora te parezca “tener personalidad”. Cuando algo es admirado globalmente, suele ser por algo.

La clave es el punto intermedio: disponer de opciones y no de obligaciones. Pero claro, eso conlleva algo de investigación previa

Obviamente, los mayores defensores del “no plan” son los viajeros profesionales: aquellos que viven de viajar y que, por tanto, se tiran meses de acá para allá. Ahora bien, ¿se lo tomarían con tanta pachorra si tuvieran una semana para recorrer (qué sé yo) Alemania 🇩🇪? ¡Si sólo en Berlín puedes tirarte tranquilamente 3 o 4 días!

Como el común de los mortales nos encontramos en el segundo grupo (aunque soñemos con entrar algún día en el primero) no tenemos más remedio que intentar, pues eso, encontrar un punto intermedio, que nos permita ver todo aquello que merece la pena ser visitado en el limitado tiempo de que disponemos. Y aquí es cuando hay que ponerse exigentes, porque de lo contrario, querríamos verlo TODO. Y, ya te digo, para ello tienes que ser vlogger de viajes 🤣 (y ni eso, creo, ya que depende cómo te pongas, cualquier bosque merece ser visitado, cualquier edificio en ruinas merece ser visitado, etc).

En fin, ¡hasta aquí el post de hoy! La verdad es que me apetecía variar un poco y volver a escribir sobre viajes y no tanto de drones. Espero que este post te haya parecido interesante, es de esos de pensar 🤯 Si es así, ya sabes, te invito a que lo compartas con los colegas mediante los botones sociales de aquí abajo. ¡Hasta pronto! 👋


Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?¿

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.