¿Van life sostenible?

La verdad es que poco a poco el blog va llenándose de artículos relacionados con el mundo camper o furgonetil y es que es un tema que mola mucho. Todo el concepto de libertad que te da no atarte a un lugar, ni hipoteca, ni a un trabajo localizado en tal sitio, si no que, por el contrario, dispones de libertad geográfica. Para vivir y también para viajar.

Pero como comenté en este artículo, hay que ir con cuidado con la huella de carbono que impica el turismo. Entendámonos, tampoco se trata de cortarnos las venas por desplazarnos pero sí deberíamos en la medida de nuestras posiblidades, procurar contaminar lo mínimo que podamos.

Por eso es tan interesante la aparición progresiva en el mercado de furgonetas híbridas, eléctricas o, en general, no contaminantes (o menos contaminantes, vamos). A continuación te dejo una serie de fuentes de consulta:

Para que veas que no todas son hiper-futuristas, aquí tienes una IVECO Daily

En fin, que es fácil comprobar cómo lo que parecía una locura poco a poco va metiendo la patita: ¡furgos eléctricas! Si a esto le añadimos un sistema de placas solares, no digo que podamos conseguir la tan ansiada energía infinita, pero sí podríamos aumentar todavía más la autonomía del vehículo.

Sea como sea, uno podría plantearse toda una serie de pegas:

  • Mayor inversión. Generalmente estos cacharros eléctricos son mucho más caros que sus hermanos de gasolina o diesel, dejando en manos de los ricos la transición energética. Si bien es cierto que existen ayudas del Gobierno (te dejo un artículo super-exhaustivo aquí) y que, a la vuelta de unos años, empezaremos a poder adquirir vehículos eléctricos de segunda mano a menor coste.
  • No hay una red de abastecimiento… ¿Qué no, Lisa? Echa un vistazo a este mapa. La verdad es que he alucinado: la red de electrolineras está bastante más desarrollada de lo que yo creía, ¡incluso en España!

Aprovecho para comentar que generalmente el mantenimiento de los vehículos eléctricos es más simple y por tanto más económico que el de aquellos vehículos con mucha más mecánica (más partes móviles, más cosas que se desgastan, se ensucian o se rompen).

Para que no se diga que si IVECO patrocina el artículo, te subo también la foto de una Nissan 😂

En definitiva, está claro que nos encontramos en la punta del Iceberg. Pero la tendencia es clara: el día de mañana, la movilidad pasará (y no hay más remedio si queremos que el planeta nos dure) por hacer más sostenible la movilidad de nuestros vehículos. Y, francamente, creo que el espíritu furgonetero casa muy bien con la ecología, así que creo que todos deseamos que este tipo de vehículos lleguen a implantarse, popularizarse y hacerse más asequibles para acabar sustituyendo nuestras viejas escupe-humos por una versión más joven y limpia.


Por último, puedes suscribirte al newsletter si te ha gustado este post y quieres ser avisado en tu correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.