Si tienes una casa hazte un techo verde

La verdad es que la mayoría de la gente vivimos en edificios colmena, conocidos comunmente como bloques de pisos. Y es que al vivir en la ciudad no hay alternativa para mucho más, ya que el metro cuadrado es escaso y caro (al menos en el viejo mundo). Si a esto le sumamos que vivimos en un país montañoso, arrugado como una hoja de papel, es difícil recrear los sistemas de casitas de las urbanizaciones norteamericanas.

Pero cada vez hay más personal que prefiere irse a pueblos o a zonas remotas a vivir en una casa de campo, en muchas ocasiones buscando ya no solo la tranquilidad si no la reconexión con la naturaleza y un estilo de vida más simple y coherente.

Y para vosotros os traigo el post de hoy, ya que es un tema que me pasó por delante hace unos días y que me merece digno de atención: los techos verdes.

Un techo verde no deja de ser un techo con vegetación. Se considera que el concepto existe desde hace miles de años y que viene de los jardines colgantes de la antigua Babilonia. Es algo muy común en zonas nórdicas ya que es un aislante genial del frío y del calor (bueno, para ellos con tal de que aisle del frío ya vale… 😂). Pero no solamente es buenísimo como aislante, si no que ayuda a reducir la huella de carbono de nuestra vivienda, ya que la propia vivienda “consume CO2 y produce O2” gracias a su bosquecillo elevado. Ni qué decir de que dejamos de privar a las abejas de sus flores, etc.

Podemos clasificar estos techos verdes en extensivos si plantamos un solo tipo de planta (lo común es el césped, lo que permite techos con hasta un 33% de inclinación) o extensivos si dejamos que la naturaleza haga un poquillo de las suyas y mezcle especies de plantas (que es lo más natural) pero que limitan la inclinación a un 3%. El tema de la inclinación es interesante ya que hay que tener en cuenta varias cosas:

  • Debe existir un mínimo de inclinación (al menos un 2%) para que el agua pueda drenarse
  • Hay que tener en cuenta que la vegetación que se encuentre más arriba va a tener que ser de especies que requieran menos agua que las de más abajo.

Sea el tipo que sea, se caracterizan por estar formados por distintas capas:

  1. Membrana impermeable, que aisle la vivienda del jardín superior
  2. Capa anti-raíces. De lo contrario pueden terminar rompiéndote el techo
  3. Capa de drenaje. Para… eso
  4. Sustrato donde se aposenten las plantas
  5. Vegetación (Le garden)

Como curiosidad, diré que por ejemplo todos los edificios que se construyan en Nueva York deben incorporar, por ley, los techos verdes. Ya que está demostrado que reducen el gasto energético del edificio, se reduce el efecto “isla de calor” en las ciudades, purifican el aire, filtran el agua, protegen la estructura del edificio y son excelentes aislantes acústicos. ¡A ver si hay suerte y poco a poco esta medida va calando en todo el mundo!

De momento creo que para España la mejor opción va a pasar por aquellos de vosotros que queráis mejorar vuestra casa en el campo con un techo verde. Para ello os dejo las instrucciones en este link de EcoPortal, donde se explica el paso a paso.

Y ya sabes, si crees que el artículo puede interesarle a algún amigo o familiar, compártelo con los botones de aquí abajo. ¡Hasta pronto!


Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.