Mejor pedir perdón que permiso

Bueno, ya sabéis que me encantan los títulos rimbombantes y, ante todo, no quiero que se interprete que me propongo animar a nadie a volar su dron de forma irregular. Lo que quiero plantear en este post es la dirección que, a mi parecer, debería tomar todo el tema de los permisos para volar en zonas controladas o restringidas.

A día de hoy el asunto viene a ser más o menos así: tú te dices “¡Ey, molaría volar en este sitio! Voy a mirarlo en la web de Enaire Drones“. Y ahí es cuando ves que está rojo. Pues vaya, te va a tocar pedir permiso.

Y ahí es cuando empieza la aventura burocrática. A ver con quién hay que hablar, ponte en contacto con ellos para coordinarte, etc. Cosa que se pone especialmente fea en las zonas CTR, ya que para coordinarte con un aeródromo necesitarás una radio de banda aérea. Pero no basta con eso, necesitarás estar certificado como radiofonista. Y tener una línea móvil solo para hablar con torre. Y, hombre, evidentemente ser un piloto profesional de drones. Y si estás establecido como operadora entonces ya sí, ya se te puede tomar en serio 😥

Dicho de otra manera, si eres un mindundi que quiere volar su dron a, qué sé yo, digamos 7km del aeródromo más cercano la cosa se te pone más negra que el sobaco de un grillo.

Es decir, si eres un profesional que realiza trabajos profesionales, pues todavía. No deja de ser engorroso pero en parte es comprensible. Además, al ser un profesional puedes y debes trabajar con una agenda, así que puedes permitirte resolver este tipo de trámites con la debida antelación (en la mayoría de los casos, supongo). Pero el problema está cuando no eres un profesional, si no un mindundi (no offense).

Continuar leyendo “Mejor pedir perdón que permiso”