Filmmaking – ¿gimbal sí o no?

Los que vais siguiendo mis vídeos habréis notado que en la inmensa mayoría de ellos, cuando grabo mientras camino, la imagen no está bien estabilizada, ya que se nota el impacto de cada paso que doy. Esto se debe a que casi nunca acabo usando el estabilizador o gimbal en mis vídeos. Y tú podrías preguntarte por qué demonios no lo uso si me he dejado unos buenos pabols en él.

Pues bien, se debe mayormente a tres motivos. En muchas ocasiones es porque simplemente ni siquiera lo llevo encima. Como sabrás, algunos de mis vídeos implican la práctica de deportes de acción o de largas caminatas, por lo que ya debo llevar carga en forma de material o provisiones y por si acasos. Y cada cacharro cuenta, tanto en peso como en espacio en la mochila.

Continuar leyendo “Filmmaking – ¿gimbal sí o no?”

Gimbal Feiyutech

Empecemos por el principio. ¿Qué es un gimbal y para qué sirve? Básicamente este gadget lo que hace es estabilizar la cámara gracias a sus 3 ejes mecánicos motorizados (uno por cada dimensión, vamos). Lo que sirve para que la cámara que le hayas colocado (sea tipo cámara compacta, tipo cámara de acción o un móvil, con el soporte adecuado) se mantenga estable independientemente de los movimientos que tú hagas. Es decir, te ayuda a suavizar los movimientos, evitando traqueteos y movimientos poco cinematográficos, como los que se producen al andar.

Una vez aclarado esto, cabe comentar que existen gimbal relativamente económicos si sólo los usaremos para móvil, como estos. Yo en su momento elegí este por los siguientes motivos:

  • Funciones tope de gama, precio medio. Técnicamente es el gimbal definitivo, pero no es excesivamente caro (comparado con otros similares en funcionalidades).

  • Yo quería un gimbal en el que colocar mi videocámara, mi action camera o mi móvil, según lo necesitara. Y este daba con el perfil. Aunque ojo, porque comenté en el artículo sobre la videocámara Panasonic, los cámaras “alargadas tipo turista de toda la vida” no permitirán al gimbal funcionar correctamente, ya que uno de los brazos chocará con el “culo” de la cámara.

Eso sí, la parte negativa de este tipo de estabilizadores tan potentes es que tienes que estar calibrando el peso casi al milímetro para que funcione correctamente, lo cual puede ser una locura si vas cambiando de cámara (ahora action camera, ahora móvil, ahora de nuevo action camera…).

En resumen, es una herramienta super-potente con la que grabar tomas muy cinematográficas y que puede permitirte dar el salto de calidad en tus producciones, ya que ayuda a dar profundidad y una estabilización excelente, así que si consideras que le darás uso, desde luego te lo recomiendo.