Cómo perdí más de 20kg

En este post te voy a contar cómo, tras el reposo domiciliario tras sufrir un infarto, tuve que deshacerme de los más de 20kg que me sobraban. Aunque, ojo, en otro momento de mi vida había llegado a pesar ¡más de 90kg! Esto para un tipo de metro setenta y poco, es demasiado.

Lo que ocurre con la gordura es que, por un lado, es una amiga muy simpática: no te pide nada, de hecho, basta con que no hagas nada: come todas las cosas ricas (o sólo cosas ricas), no te prives de nada, no te esfuerces (de deporte ni hablar)… Y ella, poco a poco, se va apoderando de ti. Y por otro lado, como es un proceso progresivo no te das cuenta hasta que un día te toca enfrentarte a la realidad.

Continuar leyendo “Cómo perdí más de 20kg”