Comida de combate para un día en la montaña

Ante todo quiero aclarar que en este artículo, a pesar de usar la expresión “comida de combate” no voy a hablar de raciones liofilizadas militares. Ni de otras raciones de comida para acampar durante un periodo de tiempo considerable. Quiero hablar básicamente de aquello que no debe faltar en tu mochila para un día cualquiera de excursión, aunque no sean muchas horas ni demasiado exigente.

Los factores más importantes a tener en cuenta son:

  • Que pesen poco. Ir con la mochila a cuestas cansa. Más cuanto más pese, así que hay que ir con ojo con el peso.
  • Que abulte poco. Así puedes llevar una mochila pequeña y dejas más espacio para otras cosas (como, por ejemplo, un kit de primeros auxilios).
  • Comida que se conserve bien. La lechuga está muy bien para hacerse la ensalada en casa, pero para irla cargando por el monte… como sea un día un poco caluroso podemos acabar con la mochila bien apestosa y con la comida incomestible.
  • Comida resistente. Nada peor que ir a sacar la comida de la mochila y encontrarla espachurrada: mejor un bocadillo que un sándwich, una manzana que un plátano, etc.
  • Comida muy calórica. Nos interesa, por todo lo anterior, llevar comida que aporte muchas calorías por gramo, así que hablamos básicamente de alimentos muy ricos en grasas y/o azúcares.
Continuar leyendo “Comida de combate para un día en la montaña”