Los coches solares, a la vuelta de la esquina

Creo que quien más quien menos, todos somos conscientes de que la movilidad debe dar un paso adelante hacia la sostenibilidad. Vamos a tener que seguir moviéndonos, ya sea por ocio o por trabajo. Y tantos millones de desplazamientos movidos a base de quemar combustible no han hecho más que dañar la atmósfera, acelerando el calentamiento global y, de paso, dañando la salud de la gente de las ciudades, especialmente 😷

A día de hoy ya se habla de varios proyectos de movilidad sostenible: desde los vehículos híbridos (que son el “sí, sí, pero no” de la industria, del tipo “¡Mira qué ecológicos que somos! ¡Estamos haciendo algo! Pero sigue comprándome combustible, ¿vale?“), hasta los de hidrógeno, aire comprimido (sería probablemente la solución definitiva, pero al no generar negocio apenas, casi que se corre un tupido vuelo. Investiga por tu cuenta si quieres, los francotiradores están en la ventana 👍) y, por supuesto, los vehículos eléctricos.

De estos últimos hay que saber que existen desde hace muchísimo tiempo. De hecho ya a principios del siglo XX competían con los vehículos de vapor y de gasolina. Y se impusieron estos últimos por su potencia y por lo barato que era por aquél entonces dicho combustible. Desde ese momento siempre se ha considerado al vehículo eléctrico como el sueño de los hippies, algo muy bonito pero irrealizable. Que si no tenían autonomía, que si no tenían potencia… Vamos, que no valía la pena tenerlos en cuenta. Hasta que un día llegó Tesla, capitaneada por Elon Musk, y dio un po*azo encima de la mesa.

Era posible hacer un coche eléctrico potente, de gran autonomía y bonito. Y caro, eso también 🤷‍♂️ Sea como sea, Tesla supuso una enorme revolución en el sector y calló las bocas de los peces gordos de una sonora bofetada. De hecho incluso a día de hoy ya se pueden comprar furgonetas eléctricas para camperizar. Y esto es, en parte, al golpe de efecto que produjo Tesla en su momento, estableciendo ya no las reglas del juego si no el juego en sí. Pero a toda esta tecnología eléctrica y capacidad de baterías aún puede dársele una vuelta de tuerca: me refiero a los coches solares. Y en este post te hablaré de ellos, ¡porque ya están por ahí!

Continuar leyendo “Los coches solares, a la vuelta de la esquina”