Salsas veganas

La verdad es que cuando uno se plantea meterse en esto del veganismo o vegetarianismo parece que se le echa el mundo encima, ¡qué difícil será todo! Pero luego vas dándonte cuenta que en cuanto te quitas la chicha de por medio no solamente te quedas con menos opciones (bueno, técnicamente sí) si no que se te abre un abanico de posibilidades que antes, por simple comodidad, no te habías ni planteado. Aún así a veces toca estrujarse un poco la sesera.

En cuanto al tema de hoy, veremos cómo el mundo de las salsas está más que bien representado en el mundo veggie. De hecho, algunas de las salsas más ricas son realmente veganas 🤭 Empecemos:

GUACAMOLE

El guacamole es un condimento que me tiene enamorado. Quizá sea porque me recuerda a mi infancia en México pero realmente puede usarse como acompañamiento o salsa y el resultado es fantástico incluso para aderezar ensaladas. Es refrescante y cargado de grasas saludables. Y la preparación es extremadamente simple, ya que basta con mezclar todos los ingredientes y machacarlos en un mortero (o con la batidora).

En mi caso prefiero que no quede demasiado uniforme, creo que encontrarse trocitos le da un toque muy interesante, sobre todo a la hora de dipear. Como consideración especial: tened en cuenta que el aguacate se oxida muy rápido, así que el guacamole casero debería ser consumido el mismo día (a ver, que no pasa nada, pero que se pone feo).

Ingredientes:

  • 5 aguacates
  • 2 tomates verdes
  • 1 cebolla
  • Zumo de una lima
  • Cilantro al gusto
  • Sal al gusto
  • Uno o dos dientes de ajo (opcional)
  • Chile o jalapeño al gusto (opcional)

ROMESCO (SALSA CALÇOT)

La salsa romesco también es una salsa relativamente calórica, ya que uno de sus principales ingredientes es el aceite de oliva. Si no la has probado nunca te la recomiendo ya que está buenísima. Es especialmente popular en Catalunya ya que se usa para untar los calçots (cebollas largas) aunque encaja espectacularmente bien con lechuga rizada o escarola. A diferencia del guacamole es una salsa que se conserva especialmente bien, así que os pongo una ración para 6 personas.

Ingredientes:

  • 3 tomates maduros
  • 1 cabeza de ajo
  • 2 ñoras
  • 15g de almendras tostadas
  • 15g de avellanas tostaads
  • 250g de aceite de oliva virgen extra
  • 100g de vinagre
  • 1 guindilla
  • Pimentón dulce al gusto
  • Sal al gusto

ALIOLI

La salsa alioli es un clásico en Catalunya también y cada vez se está internacionalizando más. Significa, literalmente “All i oli” o “ajo y aceite” en catalán. Así que lista de ingredientes, como imaginarás, no será muy larga. Bien es cierto que mucha gente añade huevo para facilitar que casen estos ingredientes, aunque entonces ya no estaríamos hablando de una salsa vegana ni vegetariana (ovo-vegetariana sí, claro). Cabe comentar que una buena variación es usar ajo negro en lugar del normal. Puedes hacerlo en plan vieja escuela, machacando ajos en un mortero e ir añadiendo aceite o si quieres hacerlo en batidora puedes usar como espesante leche vegetal o incluso un puñado de frutos secos tales como anacardos o almendras.

INGREDIENTES:

  • 2 ajos
  • 1 vaso de aceite de oliva virgen extra
  • ½ vaso de leche de soja u otra leche vegetal para espesar
  • Sal al gusto
  • Zumo de limón (opcional)

SALSA PESTO

La salsa pesto es una de esas grandes olvidadas que, curiosamente, es vegana, por mucho que en el super se empeñen en vendérnosla con queso añadido porque es más barato que el aceite. Pero el pesto, que también es bastante calórico, no consta de una lista de ingredientes muy larga y es genial para acompañar especialmente pasta, como bien sabes. Es más, si quieres echarle por encima un equivalente vegano al queso en polvo, una buena opcion es almendra picada.

INGREDIENTES:

  • 30g de albahaca fresca
  • 1 diente de ajo
  • 30g de piñones tostados (en su defecto podrías poner almendras)
  • Aceite de oliva virgen extra al gusto
  • Sal al gusto

A tener en cuenta que, por definición, salsas clásicas como el Ketchup o la Mostaza ya son veganas de por sí. Acaba de asegurarte leyendo los ingredientes pero vamos, que no deberías tener problemas en consumir este tipo de salsas ya preparadas.

Vamos a pasar ahora con esas salsas clásicas que nos gustan tanto pero que, desgraciadamente, no son veganas de por sí ya que incluyen lácteos u otros productos cárnicos entre sus ingredientes. Así que procederemos a hackearlas un poquito. Básicamente, debes seguir los ingredientes habituales pero sustituyendo

  • La nata por nata de soja (por ejemplo, para hacer una carbonara)
  • La leche por leche vegetal (por ejemplo, de soja)
  • La carne por soja texturizada (para hacer una boloñesa)
  • El huevo por leche vegetal o frutos secos como las almendras, que aportan poco sabor pero sí son espesantes (para hacer una mayonesa vegana)

En resumen, como puedes comprobar, algunas de las mejores salsas de nuestro día a día ya son compatibles con una alimentación vegana o vegetariana. Y las que no lo son son fácilmente trampeables, así que ¡bon appetit! 😋


Por último, puedes suscribirte al newsletter si te ha gustado este post y quieres ser avisado en tu correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

Subscribe to our newsletter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.