Ruta de Torla a San Nicolás de Bujaruelo

Serendipia podría ser una buena definición para los que nos ocurrió a Víctor, José y a mí cuando a principios de noviembre, con intención de recorrer la ruta de Cola de Caballo del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido no fue posible. Entre que nos pusimos en marcha tarde, que con la nevada de la noche tenía que pasar el quitanieves por la carretera de acceso a la Pradera, que no llevábamos cadenas, que teníamos que hacer tiempo…

Acabamos en una tienda de artículos deportivos, donde terminamos comprándonos unas polainas y, hablando con el chico, nos dijo que casi que nos equipáramos con unas raquetas de nieve y bastones. Así que los alquilamos.

Nos aconsejó también visitar el valle de Bujaruelo. Cansados de esperar, salimos directamente desde Torla dirección al refugio de San Nicolás de Bujaruelo, pasando por el puente de los Navarros.

Lo que era un plan B improvisado, con 0 planificación, terminó siendo un auténtico acierto. Y eso que íbamos un poco desilusionados, ya que queríamos recorrer el camino de Cola de Caballo para otoño (y viendo que empieza la nieve, tocaba dejarlo para el año siguiente).

Será porque no esperábamos gran cosa. Será porque teníamos en un pedestal Cola de Caballo. Será porque enganchamos la combinación de colores otoñales y nieve exacta. Sea como sea, la excursión fue endiabladamente bonita. Y, al contrario que Cola de Caballo, la ruta por el valle de Bujaruelo no estuvo en absoluto masificada. De hecho, quizá en todo el camino nos encontramos con 3 ó 4 personas.

Podéis profundizar sobre el valle de Bujaruelo en Wikipedia y aquí tenéis la ruta que hicimos en Wikiloc. Qué diantres, la inserto en la entrada también:

Hubo un punto especialmente hermoso cruzando el puente nuevo. A un lado podías ver esto:

Y al otro, esta fantástica cascada:

Además, viajar en paralelo al río Ara, con ese azul tan gélido, casi de glaciar, como cargado de hielo, es hipnótico. Tras llegar al refugio, comimos algo (casi merendamos) y, con la noche cayendo, volvimos por la pista forestal equipados con nuestros frontales y chubasqueros (ya que nos empezó a nevar).

Pues sí, no digo que la excursión de Cola de Caballo no hubiera sido disfrutada, ya que siempre lo es, indiferentemente de la época del año, pero con Bujaruelo nos hemos llevado una buena serendipia. Os dejo el video-reportaje aquí:

Podéis apoyarme haciéndoos con el merchandising de esta excursión aquí.


Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.