Consejos para volar un dron

Sin ánimo de dármelas de especialista, lo que quiero con este artículo es compartir con todo aquel a quien le interese toda una serie de consejos para evitar los errores más tontos y más comunes que suelen cometerse con el manejo de drones, haciendo algo así como un recopilatorio de consejos para el manejo de drones, en base a mi experiencia y a tips de especialistas, ¡así que empecemos!

1 Dejarte la tarjeta SD en casa. Si el dron no tiene memoria interna la cagaste. A ver, el buen rato de volar no te lo quita nadie pero si tu intención era volver a casa con fotos y vídeos del copón, pues te vas a ver un poco frustrado 😅 ¡Ieps! Puedes conseguir tu tarjeta SD aquí.

2 No comprobar si la zona donde se vuela está permitida. Como ya decían los antiguos romanos “el desconocimiento de la norma no exime de su cumplimiento“. Y el descuido todavía menos. Así que márcate en favoritos esta herramienta oficial de Enaire. Está claro que muchos de los sitios más chulos están vetados a priori para el vuelo con drones (parques naturales / nacionales, ciudades / aglomeraciones de edificios y/o personas -salvo excepciones- o simplemente por tener un aeropuerto “cerca” -ocho kilómetros 😱-) pero precisamente por ello es importante solicitar permisos si queremos volar en dichas zonas, aunque sea de forma recreativa (lo cual lo dificulta). La forma más fácil de poder “negociar” con los aeródromos y con los gestores de la red Natura 2000 es siendo un piloto profesional de drones, estando establecido como operador, siendo además radiofonista y disponer de una emisiora de banda aérea. ¡Uf!

3 No usar landing pad. Las pistas de aterrizaje para dron son de esas cosas que por el poco dinero que cuestan es casi casi obligatorio incorporar en el equipo. Además no suelen abultar ni pesar demasiado, así que su uso es casi indiscutible. Más que nada porque tanto al despegar como al aterrizar es tremendamente fácil que las aspas choquen con ramitas y piedrecitas, con lo que las dañarás de la forma más tonta. Además de levantar polvo, tierra y/o arena que alegremente se meterá en los rotores de tu dron y en el gimbal, pudiendo incluso atascarlo, o dañar gravemente la lente. Si no tienes más remedio, siempre puedes aprender a despegarlo y aterrizarlo en la mano. No queda muy profesional pero esta técnica te salvará en estas situaciones y, además, a veces es imprescindible (nos ha tocado manejar el dron en mitad de una vía ferrata así que nada de landing pad). Puedes hacerte con uno aquí.

4 No hacer chequeo pre-vuelo. Ya sabes, una pata que no ha acabado de hacer “clic”, el protector del gimbal que sigue puesto atascándolo en el chequeo inicial, una hélice que no está tan bien encajada como pensabas,… y la tragedia está servida 😞

5 No planear el vuelo antes de ejecutarlo. Al principio especialmente creo que nos pasa a todos: medio nervioso sacas tu dron, lo conectas todo ¡y a volar! Y una vez en el aire es cuando nos preguntamos “¿Qué grabo yo ahora?“. Sin ánimo de dárnoslas de directores de cine, sí es recomendable antes del despegue tener al menos una ligera idea de qué queremos grabar. Elementos destacados del entorno con los que podemos realizar ciertos planos estandarizados. Una vez tengas las tomas estándar, ya sí, improvisa si quieres. Es recomendable también, una vez en el aire, dar una vuelta (literalmente) con el dron para ojear los alrededores en busca de planos y localizaciones que desde tierra no te han llamado la atención.

6 No configurar correctamente el dron. Me refiero especialmente al Return to Home (RTH o RPO, regreso al punto de origen). Tío, sé que lo tienes montado y quieres volar, pero antes de despegar dedica unos segundos a configurar la altura del RTH, no sea que pierdas la señal por cualquier alineación planetaria y el dron vuelva alegremente al punto de origen (si no tiene sensores anticolisión y en su camino se encuentra un muro o un árbol, se lo comerá tan alegremente 💥).

7 No calentar motores ni baterías. Especialmente cuando el tiempo es frío 🥶 hay que evitar esas ansias de encender hélices y p’arriba. Es recomendable dejar los rotores en marcha un rato para que se calienten y ya de paso que calienten la batería. Tras un tiempo prudencial, lo despegamos metro y medio del suelo y lo dejamos un ratito más (especialmente para chequear que todo esté en orden, en caso de emergencia el aterrizaje no sería demasiado traumático).

Bonus tip: en situaciones de auténtico frío, transporta las baterías dentro de tu chaqueta para mantenerlas tibias gracias a tu temperatura corporal.

8 No controlar visualmente el dron al estar pendiente de la pantalla. A ver, todos hemos tenido sustos por esto: estamos tan preocupados de grabar una toma to’ flama con nuestro dron que centramos la vista en nuestro visor FPV (el móvil, generalmente). Pero lo que ocurre cuando no estamos pendientes de controlar la trayectoria de nuestro dron de forma visual, es que en cuestión de tiempo lo acabemos estampando con algo (a no ser que el dron disponga de sensores anticolisión omnidireccionales). Generalmente estos golpes suelen ser o bien en movimientos orbitales / desplazamientos laterales o en vuelos en reversa (vamos, cuando avanzamos en una dirección que no nos está mostrando la cámara). Es importante por lo tanto que algún colega con buena vista nos ayude como observador mientras nos centramos en la pantalla (bueno, no solo es útil si no legalmente obligatorio si vamos a estar mirando la pantallita).

9 No gestionar de forma inteligente la batería. Si hay varios elementos que queremos grabar en nuestra zona de vuelo, es interesante empezar grabando aquellos que nos quedan más lejos para ir “regresando” con el paso de los minutos. Por otro lado, es importante tener en cuenta que si vamos a volar en contra del viento en algún momento, mejor hacerlo a la ida y volver con el viento a favor, porque de lo contrario el nivel de carga de las baterías puede “engañarnos” (a ver, ellas no mienten, lo que ocurre es que el dron tendrá que “hacer más fuerza” para ir contra el viento y, por tanto, gastará más energía). Por supuesto, no apures baterías si no quieres llevarte más de un susto.

Bonus tip: no poner a cargar una batería inmediatamente después de su uso ya que está muy caliente 🔥

10 Tratarlo como un juguete. Estamos de acuerdo en que considerar un dron de consumo como una aeronave civil, con todo lo que ello implica, quizá es excesivo. Pero eso no quita que sea un cacharro con una capacidad de dañar a personas e infraestructuras bastante importante. Por ello es conveniente usar siempre que sea posible protectores de hélice y no dejarle nuestro dron a cualquiera. Hay gente que “no tiene miedo” y que como le dejes los mandos de tu dron, por hacer la gracia, te la pueden liar. En referencia al tema de cubrir las aspas, es importante si grabamos en interior o a personas.

Bonus tip: Sea como sea, se vuelve interesante el disponer de un seguro de responsabilidad civil para drones.

Colaboramos con Caser para ofrecerte seguros para drones tanto para uso particular como profesional. Clica en el logo de aquí arriba para más info

11 No pensar en la edición. Cuando empezamos a grabar con nuestro dron no solemos tener en cuenta que, generalmente, ese material acabará formando parte de un vídeo que acabaremos editando nosotros mismos u otra persona. Es por ello importante tener en cuenta que para el editor es interesante que antes de empezar la toma dejes un par de segundos por delante de la misma y otro par al finalizar. Y, por otro lado, que “cuanto más material, mejor“. A ver, no se trata de grabar cualquier mierda, pero sí puedes, por ejemplo, aprovechar los desplazamientos en línea recta para grabar una toma simplemente enfocando hacia adelante o incluso hacia abajo (los planos cenitales siempre funcionan). Por norma general, mejor 20 vídeos de 10 segundos, pero buenos, que 5 vídeos de 5 minutos cada uno, casi sin interés.

Bonus tips: otro punto a tener en cuenta es que si algún elemento entra en escena, dale también salida. Los drones son más estables en ascenso que en descenso, así que si quieres un plano de descenso como cierre, grabalo en ascenso y revierte velocidad en edición.

12 No pensar en las RRSS. Aunque esto ya es algo muy personal, sí debes tener en cuenta que si quieres subir material a Instagram, deberás entender que cuando publiques un vídeo o foto como publicación solo se subirá en formato cuadrado, con lo que la composición va a variar. En cuanto a material para stories, mi recomendación es que simplemente hagas fotos y vídeos cenitales, ya que bastará con rotar 90º o -90º el material para que encaje en la verticalidad del formato. Si por el contrario tienes cualquier otro tipo de toma, te va a tocar o bien girarlo y obligar al usuario a girar el móvil o la cabeza o bien subirlo en horizontal desaprovechando un montón de espacio. O incluso en horizontal haciendo un montón de zoom con lo que perderás un montón de información en horizontal, además de perder mucha calidad de imagen. Ahora en serio, aunque no quieras centrarte en el mundo dron porque sea para ti una herramienta más, no cuesta nada sacar una fotillo cenital con un buen encuadre para subir una story la mar de resultona.

Ejemplo de foto cenital rotada 90º para ser usada como story para Instagram

13 No tener en cuenta la ropa. Esto ya es nivel PRO pero ya puestos, te lo comento. La ropa es importante por ejemplo si tienes previsto realizar seguimientos (cuanto mayor sea el contraste del sujeto con el suelo más fácil será para el dron no perderlo) o incluso para depende qué planos con modelos. Generalmente, si vas a grabar contraluces, es importante que la ropa esté ceñida pero por el contrario, si en el plano va a haber poco movimiento por parte del modelo (o ninguno) una ropa ancha, con vuelo, aportará movimiento extra. Por supuesto, una ropa de color cantoso siempre aportará dramatismo a la toma.

14 No gestionar correctamente el vuelo con viento. Para empezar, si hace un viento relativamente poderoso, casi que es mejor que no grabes, por seguridad. Pero si no es muy exagerado, puedes hacerlo teniendo en cuenta una serie de consejos: para empezar, no acercarte a personas ni infraestructuras, aterrizar y despegar con el viento y el sol a la espalda; como hemos dicho antes, empezar contra el viento y volver a favor. Usar protectores de hélice sobre todo si vas a grabar personas. No grabar planos cercanos, porque el meneo se va a notar mucho (desde lejos gracias a la estabilización del gimbal no se nota tanto)

En fin, seguro que me dejo muchas cosas en el tintero, pero creo que hasta el momento ha quedado una lista de recomendaciones ¡la mar de chula y completa! Si quieres aportar algo más siéntete libre de dejar un comentario. La verdad es que creo este post puede serte super-útil, así que puedes ayudarme compartiéndolo con tus amigos mediante los botones de aquí abajo 🤗


Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.