¿Qué necesitas para empezar a escalar?

Al que le gusta la montaña es fácil que, tarde o temprano, le pique el gusanillo de la escalada. El senderismo está muy bien, las vías ferratas también pero ¿cómo debe ser eso de trepar por las rocas y paredes hasta hacer cima? Pues ya te lo digo yo, muy empoderante.

Mi historia en cuanto a la escalada empieza a raíz de mi infarto. Por si no lo sabías, sufrí un infarto el 9 de octubre de 2018 que, como es lógico, trastocó mi vida por completo. Tanto es así que me empujó a dejar de lado toda una serie de hábitos negativos que llevaba en mi día a día e incorporar de nuevos, más saludables. Y fue así como me propuse a mí mismo celebrar mi aniversario participando en una OCR o carrera de obstáculos. En este caso hablo de la Spartan Race, versión Sprint. De hecho te pongo a continuación el vlog que grabé para hablar de este tema:

Tras un año de duro y progresivo trabajo, pasé de “estás acabado” a acabar una Spartan Race

Sea como sea, durante mi baja no tuve más remedio que hacer bondad así que me hinché a mirar Netflix. Y ahí me aficioné a una serie llamada “Ultimate Beast Master” de Netflix. Viendo este programa de carrera de obstáculos me di cuenta de que los escaladores eran generalmente quienes hacía mejor papel.

Eso, sumado a que hacía tiempo que me rondaba por la cabeza (pero, lo típico, como eres un poco perrete y nadie de tu entorno escala pues no te lanzas) hizo que me apuntara al rocódromo. En este caso me apunté al Slab Climbat de Reus. Me fui solo y me apunté a un curso de iniciación de 6 horas repartido en 3 sesiones de 2h. Lo cual fue un gran acierto en mi situación, en que venía flojo y sin puñetera idea de nada. ¡Gracias a Iván, mi profe! Contigo empezó todo.

A la que pude, me pillé unos pies de gato en el Decathlon (cagada, como comenté en este post) y un arnés de escalada y empecé a trabajar en la escalada indoor, especialmente en la categoría del Boulder.

En boulder no se trabaja con arnés y cuerda, ya que la altura no es muy considerable. Sobretodo se trata de técnica y potencia

Poquito a poquito fui metiendo la zarpa en la escalada en el muro, lo que implica ya el uso de arnés y de los autoaseguradores de los que dispone el rocódromo. La verdad es que al principio te da un poco de yuyu la altura, pero a base que practicas se te quita la tontería.

Aquí te das cuenta de que aunque tuvieras potencia por la práctica del boulder, te falta aguante, ya que en este caso hablamos de vías que se hacen más largas. Por suerte y como siempre, con la práctica vas acostumbrando al cuerpo y todo se hace más natural.

Y a la que te descuidas haces amigos, como Jose, David y Víctor y poco a poco empiezas a sustituir el autoasegurador por una cuerda y gri-gri ¡y entonces la cosa ya cambia!

El gri-gri es un dispositivo de autoasegurado

Y a la que te descuidas ya te vas del roco a la roca y es cuando ves que ¡ups! ya no tienes presitas de colores que te indican dónde poner manos y pies y al principio te vuelves un poco loco, pero desde luego el contacto con la naturaleza, con la montaña y la libertad de fluir por la vía como te pida el cuerpo es indescriptible.

Te dejo a continuación un vlog donde hablo de mi progresión en la escalada, por si te fuera de utilidad:

Más o menos lo que te he estado explicando, pero en vídeo y algo más dinámico 😛

A continuación te dejo una serie de enlaces de afiliado con el material que puedes necesitar para la escalada, para cuando te animes a practicarla. Recuerda que por cada compra que realices desde estos enlaces yo me llevaré una pequeña comisión, pero a ti te seguirá costando lo mismo:

  • Pies de gato. Quizá no es del todo recomendable que te los compres online por mucho que quieras ayudarme. Aunque, en términos generales, deberías comprártelos de tu talla o casi mejor algo más pequeños (una talla menos de la que gastes en calzado de calle debería valer).
  • Arnés de escalada. Si solo vas a practicar boulder no te hará falta pero si quieres ir a roca y antes practicar en el roco, SÍ. Además, te puede ser muy versátil para el día de mañana hacer rápeles u otras historias.
  • Magnesiera. Si te sudan las manos necesitarás aplicarte magnesio. Y este magnesio deberás transportarlo en una magnesiera amarrada al arnés.
  • Casco. Quizá en roco no es imprescindible, pero cuando vayas a la montaña DEBES ponértelo. Sí, aunque haga calor, no me seas tontaco.
  • Cuerda. Las cuerdas de escalada son dinámicas para absorver el impacto. En cuanto a la longitud, tú decides. Para rocódromo con una de 30 metros deberías ir sobrado. E incluso para hacerte vías cortitas en roca. Pero en poco tiempo se te puede quedar corta.
  • Gri-Gri. Dispositivo para asegurar al compañero que escala. El campeón de la escalada deportiva, ya que incorpora autoasegurador, así que aunque soltaras la cuerda (cosa que no deberías hacer), la seguridad no debería verse comprometida.
  • Cintas exprés. Imprescindibles para practicar escalada en roca, especialmente escalada deportiva. Como explico en el vídeo, debes colocarlas en el parabolt o anclaje de la roca y allí asegurar la cuerda mientras asciendes.
  • Reverso. Procura que sea de los que tienen un agujero en un lateral. Imprescindible para escalada de varios largos, donde el grigri deja de ser tan efectivo. Además, te será imprescindible también para practicar rappel.
  • Baga de anclaje. Ese gran aliado, que te sirve para anclarte y descansar. Especialmente útil (por no decir imprescindible) cuando en vía deportiva corta tienes que desmontar la reunión, ya que puedes estar seguro mientras manipulas la cuerda. Además es muy útil para la realización de vías ferratas.

Por último, puedes suscribirte al newsletter si te ha gustado este post y quieres ser avisado en tu correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.