Porqué deberías hacer ejercicio al levantarte

Supongo que quien más quien menos todos sabemos lo importante que es para la salud la práctica deportiva o, por decirlo de otra manera, ejercitarnos físicamente. Ya lo decían los antiguos romanos:

Mens Sana in Corpore Sano

Y es que poner el cuerpo a trajabar no sólo es bueno para nosotros a nivel físico (regulación del metabolismo, quema de grasas sobrantes, tonificación, fortalecimiento, ganar elasticidad, etc.) si no también a nivel mental. En el fondo no dejamos de ser unos animalillos y, como tal, necesitamos movernos. Además, un chute de endorfinas tras un poco de estrés físico siempre viene bien 😉

Pero es que, además, si es de las primeras cosas que hacemos al levantarmos, conseguimos unos beneficios adicionales:

  • Conectamos ya de buena mañana nuestro cuerpo y nuestra mente 🕉️
  • El pequeño chute del que hablaba más arriba nos ayuda a empezar el día de mejor humor 😬
  • Ponemos todo en su sitio: esos “crec crec” (me voy haciendo mayor 😅). Que si ahora peta un hombro, que si la espalda… Y no me refiero únicamente a nivel muscular, si no incluso mover las tripas puede ayudarte a… bueno, “regular el tránsito intestinal” (AKA CAGAR)

La verdad es que no hace falta que sea una gran sesión. De hecho, nuestro ejercicio de “buenos días” puede ser tan sencillo como una sesioncita de Yoga de 15 minutos, donde básicamente hagamos unos estiramientos y calentemos un poquito. Como ya sabrás si me sigues, yo uso la APP Keep Yoga (iOs e Android) y cada día me marco la rutina matinal. Aquí tendrías un ejemplo similar en Youtube:

Hay quien prefiere cosas más cañeras. Desde luego poner el corazón a trabajar duro recién levantado te pondrá las pilas, ¡pero tampoco te me mates! Sea como sea, mientras no te hagas daño, tú a tu ritmo.

Aprovecho para comentar que existen estudios que hablan sobre el ejercicio en ayunas y se extraen diversas conclusiones. La primera es que, al parecer los ejercicios de musculación no son recomendables en ayunas, pero sí el cardio.

Y esto se debe a que cuando nos despertamos los niveles de glucógeno e insulina son muy bajos porque llevamos horas sin comer, así que si nos ponemos a hacer cardio nuestro cuerpo recurrirá a quemar la grasa almacenada (¡qué remedio le queda al pobre!). ¡Eureka!… ¿no? Pues ojo, porque pasado un tiempo el cuerpo decidirá comerse el músculo para obtener energía en un proceso llamado “catabolismo muscular”.

En fin, sea como sea, mi consejo es que procures empezar el día con un poco de ejercicio. A mí el yoga me sienta genial porque me parece muy completo, tranquilo para empezar el día y además me hace mejorar aquello en que flojeo (flexibilidad y respiración). Y de hecho te basta con una esterilla para empezar. Pero si quieres algo más destinado a adelgazar, el cardio podría ser una buena opción, pero procura no pasar de unos 20 minutos de actividad si estás en ayunas.


Por último, puedes suscribirte al newsletter si te ha gustado este post y quieres ser avisado en tu correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.