Mi mochila de grabación

En este artículo quiero hablar de uno de los productos que he ido adquiriendo con el paso del tiempo que me tiene más contento. Hablo de mi mochila de fotografía.

Hay que tener en cuenta que yo me he ido metiendo en esto del filmmaking de forma gradual y que lo que empezó con una action camera Apeman ha ido creciendo. Tiene guasa que me pillara esta camarita porque no quería dejarme una pasta en una GoPro y si me pusiera a echar cuentas ahora mismo… Puedes hacerlo por ti mismo visitando esta página. En fin, así tengo la cuenta bancaria.

A lo que iba, que lo que empezó con una  camarita sin grandes ínfulas (junto con sus tropecientos accesorios) ha ido creciendo: primero un dron, al que le siguió otro y finalmente otro que creo que es bastante definitivo (algún día escribiré sobre mi evolución dronil, porque tiene guasa), que si una videocámara (que he terminado sustituyendo por un iPhone 8 Plus), que si un gimbal de 3 ejes compatible con todo lo anterior,  un trípode… Vamos, que llegó un momento en que me dije “todo este material hay que organizarlo de una forma efectiva”. Porque ya no es solo todo esto, es también los cables y cargadores que traen, una powerbank por si acaso y alguna cosilla más que va cayendo, como una camarita 360 de la que ya hablaré en otro artículo.

A ver, ¿cómo llevamos todo esto? Pues simple, en una mochila de fotografía modulable. Cosa que yo no sabía ni que existía pero que es justo lo que necesitaba. Así que, como de costumbre, me puse a echar un vistazo en Amazon y encontré una que me pareció interesante. Si bien el nombre de la marca, que es Beschoi, no me daba mucha confianza (ya que, no sé porqué, me suena como a “Best choice” –“mejor elección” en inglés– pero españolizado –es decir, a lo cutre-) el precio parecía correcto, así como sus opiniones y prestaciones (¡impermeable!).

En definitiva, me animé a comprarla. Y la verdad es que a día de hoy, en que transporto tantas cosas (y alguna más que he añadido recientemente, como la pista de aterrizaje para el drone) y que la he paseado arriba y abajo (MJ puede dar fe que hice la vía ferrata de Morera de Montsant con ella a cuestas) durante meses, sigue siendo robusta y fiable, las cremalleras funcionan perfectamente (y eso que os aseguro que a veces les exijo más de lo que debería…) y en general todo está en orden. Yo me cogí el tamaño L y es el que me funciona. Aquí tenéis este producto que realmente RECOMIENDO:

Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.