iPhone 8 Plus

Voy a hablar de este artículo tratándolo como material de grabación. No hace falta decir que los iPhone son una garantía de calidad y de rendimiento optimizado (aunque no siempre tengan el hardware más puntero, la relación software-hardware es inmejorable). Tampoco diré que hay modelos más nuevos y con mejores (y más) cámaras.

Lo que puedo decir de este gadget es que cuando lo compré aproveché para usarlo para sustituir mi videocámara Panasonic HC V-180. No porque estuviera descontento con ella, si no porque consideraba que podía hacer este 2×1 (teléfono + videocámara).

Tras un tiempo con él y tras haber grabado varios vídeos, creo que puedo comentar toda una serie de cosas. Empecemos, como siempre, por las buenas:

  • Gran calidad de grabación. Llegando al 4K incluso a 60fps, el rendimiento de las fotos y vídeos tomados con iPhone es brutal. Además, la IA sabe cuándo añadir HDR y otros efectos para darle más punch a la imagen.

  • Siempre en el bolsillo. No es ninguna tontería. Este es, probablemente, el motivo principal por el que hice el cambio. Siempre llevo el móvil en el bolsillo. Si el móvil es, a la vez, mi videocámara, ¿para qué necesito una videocámara? He llegado incluso, al llegar a un sitio pintoresco, a sacar una toma de vídeo, una foto horizontal y una vertical para Instagram. 3×1.

  • Slow motion y time lapse. Si bien es cierto que estos efectos normalmente se producen en producción a posteriori, el hecho de que el dispositivo ya te dé el fichero final acelerado o ralentizado, te ahorra faena. Genial.

  • Edición de la foto y vídeo. Aunque no lo uso normalmente, el propio iPhone ya es un pequeño programa de edición en sí mismo. Desde la propia galería puedes modificar valores de brillo, contraste, etc. etc.

  • Buen micrófono. Grabé vlogs con mi viejo Xiaomi y los he grabado con el iPhone. Y se oyen mejor con el iPhone.

  • Estabilización de imagen. Si bien no tiene la potencia de estabilización de una GoPro o de una insta360, hay que reconocerle que suaviza bastante los traqueteos, lo cual siempre es de agradecer (más info en este post).

  • Existen complementos para hacerlo más potente. Como, por ejemplo, juegos de lentes, fundas que le cargan la batería, etc.

  • Infalible como FPV para APPs de drones. Como he comentado al principio, las APP están más optimizadas para iOs que para Android, por el simple hecho de que es más fácil hacerlo para unos pocos modelos que para centenares. Sea como sea, varios drones usan tu móvil como FPV (First Person View) mediante una APP.

  • Conectado con cloud directamente. Yo personalmente no uso iCloud si no Dropbox, pero uses el servicio de cloud que uses, el hecho de que tu “videocámara” tenga conexión a internet, facilita el proceso de copia de archivos (recomiendo vía WIFI en la tranquilidad de tu casa).

Cosas no tan buenas, que las hay:

  • Es difícil separar lo personal de lo profesional. Me refiero a que es fácil llenar tu galería o carrete con cosas personales y material de reportaje… Y eso puede ser un poco rollo.

  • Te pules la batería fácilmente. Aunque, en justicia, esto te ocurriría con cualquier videocámara. Solución: llevar contigo una powerbank o una carcasa-cargador.

  • A ver, se te puede romper un iPhone y se te puede romper una videocámara también. Pero como pierdas tu iPhone te va a doler bastante… Porque no solamente pierdes una herramienta de trabajo si no también de ocio y comunicación.

  • Micrófono mejorable. Si bien antes he dicho que es bueno, digo lo mismo que dije con el de la Panasonic HC V-180: es un micrófono omnidireccional, con lo que no es el más adecuado para vlogging. Por suerte, existen accesorios económicos en Amazon, ya sean micrófonos direccionales para iPhone, micrófonos omnidireccionales pero de solapa (tienen la ventaja de que son baratos y, aunque no sean direccionales, como están tan cerca de la boca, en el fondo lo que se oye es tu voz y punto) como ya más profesionales, inalámbricos.

Y así a bote pronto… no se me ocurre mucho más. En resumen, entiendo que si quieres ser un cineasta profesional no puedes ir por el mundo con un teléfono. Necesitarás cámaras DE VERDAD. Pero tanto si estás empezando como si ya llevas algo de tiempo, siempre que no exijas niveles ultra-altos, usar un iPhone como videocámara puede ser una opción fantástica.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.