Pilotos de drones en la oficina

Menudo título, ¿verdad? Pues sí, amiguetes. El futuro es ahora y todos estos rollos. Y es que gracias a la salida del flamante Parrot Anafi AI nos encontramos con que, como quien dice, por primera vez se produce en serie un dron que puede ser manejado “desde cualquier lugar”.

Y es que la verdad es que este año están habiendo muchos avances a nivel profesional con drones, especialmente de la mano de Skydio, pero sea como sea, vemos que cada vez se cumple más la profecía de la que hablábamos en este vídeo: los drones cada vez más serán manejados de forma remota y autónoma:

Y es el gran po**azo encima de la mesa por parte de los franceses de Parrot con su nuevo Anafi AI es, básicamente, el hecho de que el enlace entre el dron y la emisora no sea vía wifi directo (como viene siendo habitual) si no que, por norma general, puede usarse la red general de internet 4G para ello (pudiendo usarse enlace wifi directo en su ausencia), lo que significa, a modo resumen, que un piloto desde Madrid podría estar manejando un dron en Valencia (por ejemplo).

Cabe comentar (gracias al compañero Tagoten) que esto no es del todo nuevo, ya que la propia Parrot, hace dos años, permitía algo similar (enlace 4G) en un dron de ala fija usando un módulo específico, como se puede observar en este vídeo:

Por otro lado, nos encontramos con que Autel Robotics dispone del sistema NEST para mandar órdenes en remoto al dron para que las ejecute y vuelva al “nido” (gracias al compi Delber por el link):

Por último, también la vanguardista Skydio está trabajando en su propio sistema de Cloud que permite, entre otras cosas, el manejo autónomo de sus equipos:

En fin, seguro que me dejo más ejemplos en el tintero (deja en comentarios si sabes de otros ejemplos), pero es interesante cómo parece que cada vez las cosas serán más sencillas (a nivel técnico e incluso legal) para el uso de drones a nivel profesional (aunque, probablemente, cada vez más complicado a nivel recreativo 😢).

Por otro lado, este tipo de manejo más allá del contacto visual (¡y tan “más allá”!) tiene implicaciones no solamente legales si no técnicas, ya que se hace imprescindible el hecho de que el dron disponga de sistemas de seguridad anticolisión de máximo nivel.

¿Cuánto queda para que una empresa de seguridad o de inspecciones ténicas te contrate y te toque ir a la ofi cada mañana a “pilotar” drones de forma remota? ¿Te parecería un curro interesante? ¿DJI no tiene nada que decir al respecto?


Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.