Consejos para volar drones con viento

Ante todo, lo más importante es entender que el viento es uno de los mayores enemigos naturales de nuestros bichos, ya que salvo honrosas excepciones como el Autel Evo 2, el Parrot Anafi o el Fimi x8 SE 2020, la mayoría de drones no tienen una gran resistencia al viento (lo estándar es unos 36-38km/h mientras que estos 3 modelos citados anteriormente tienen una resistencia teórica de 74km/h y 50km/h los dos últimos, respectivamente).

Por ello es imprescindible comentar que el primer gran consejo para proteger nuestro dron del viento es una rápida consulta a la meteo. Para ello hay diversas APPs (por ejemplo Windy o UAV Forecast) y páginas web que pueden servirnos (por ejemplo, AEMET). Y para terminar esta introducción, ¡una perogrullada más! Y es que si realmente hace viento, no te obceques: lo mejor es no volar y ya está.

Pues sí, a todos nos ha pasado eso de llevar el dron en la mochila de fotografía y finalmente, tras una buena pateada o triscada, tener que conformarse con no sacarlo porque sopla un nivel de viento bastante potente (si, como yo, te llevas el Mavic Mini, el rey de la portabilidad y el auténtico peso pluma de los drones cinematográficos, es un riesgo muy importante). Así que sí, la mayoría de kilómetros que ha hecho mi dron han sido sin llegar a encender motores 🤣

Y esto se debe a que generalmente ni siquiera me preocupo en hacer una consulta meteorológica 😅. Al fin y al cabo no son trabajos profesionales. Simplemente voy a tal sitio y me llevo el dron por si acaso (igual que a veces llevo la GoPro Max y tampoco la uso). Pero centrémonos de una vez en lo que nos ocupa:

¿Cuáles son las directrices a tener en cuenta si vamos a volar con nuestro dron en un día ventoso?

Como he dicho al principio, si realmente hace viento, olvídate, hay prioridades. No te jueges una herramienta de centenares de pabols por pura cabezonería. Al sitio puedes volver. Y si no, pues alea jacta est. De hecho, a mí me pasó cuando fui con MJ a visitar el Castell de L’Albiol. Ni una triste toma de dron a causa de un ventarral de escándalo:

Ahora bien, si el viento es más o menos fuerte pero no tanto como para que tengamos que desistir, hay una serie de consejillos que pueden irte más que bien:

  • Ten en cuenta que por mucho que el gimbal estabilice la imagen, el dron va a desplazarse tridimensionalmente en su constante pelea contra el viento. Eso, cuando grabamos planos lejanos o incluso medios, no se notará apenas, pero sí se notará mucho en los planos cortos. Es decir, olvídate de grabar cosas desde cerca. Casi será mejor que grabes desde más lejos a una resolución alta y hagas zoom en edición.
  • Extrema las precauciones al grabar a personas y objetos sensibles. Más o menos en la misma línea que antes: no te acerques a muros, árboles, personas o vehículos porque una racha tonta puede provocar un accidente.
  • En referencia al punto anterior, siempre digo que cuando grabes a personas uses los guardahélices, pero ten en cuenta que afectan negativamente al aerodinamismo del dron y ofrecerán mucha resistencia.
  • Aterriza siempre con el sol y el viento a la espalda. Especialmente el viento en días ventosos, para evitar que, en una racha, el dron se te venga encima. Además, es una precaución que deberías establecer como un estándar, tanto con viento como sin viento. Así como aterrizar con el dron mirando hacia delante (viéndole el “culo“), para que los movimientos a los lados y hacia delante y atrás sean más naturales.
  • Ojo con los desniveles bruscos: cuando sobrevueles un acantilado, ves con ojo porque puede producirse una columna de aire ascendente que podría, incluso, volcar tu dron 😱. Deja mucha distancia respecto al límite superior del acantilado para mitigarlo.
  • Otro tema de montaña y viento: ten en cuenta que durante el día el viento sube desde el valle hacia la montaña y de noche, al revés. Es decir, durante el día te va a costar menos que el dron suba la montaña que no que la baje.
  • Y ahora con el mar y el viento: durante el día la brisa sopla desde el mar hacia la tierra y de noche, al revés. Es decir, de día te va a costar más meter el dron hacia el mar que hacerlo volver.
  • Es importante también planificar un poco el vuelo. Es decir, empieza grabando contra el viento y, a medida que vuelvas, retrocedes con el viento a favor. Esto puede ahorrarte más de un susto, ya que como te toque volver con el viento en contra puede que te quedes sin batería y bye bye hasta otro ratito.
  • Este consejo es otro estándar, pero razón de más si debemos enfrentarnos al viento. Si vamos a grabar, por ejemplo, un travelling lateral y en uno de los extremos hay un obstáculo (un bosque, por ejemplo), empecemos el vuelo desde el obstáculo y vayamos alejándonos de él, en lugar de acercarnos.
  • Si dispones de sensores anti-colisión, ¡úsalos! Así como una cantidad suficiente (lo más alta mejor) de satélites. Ni de coña lo hacerse el chulo y volar en modo ATTI en un día ventoso, podría salirte tan caro como un dron nuevo.

En fin, creo que no me dejo nada. Por supuesto, te invito a dejar en comentarios tus consejos y experiencias particulares sobre el manejo de drones con viento. Y, como siempre, tienes unos botoncitos la mar de majos aquí abajo para que, si te parece, compartas este post, que pretendo que sea la mar de útil, con tus colegas. ¡Hasta pronto!


Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.