¿Compras más sostenibles? Es posible

Te presentamos, si no los conocías, los sellos PEFC y FSC.

Muchos de vosotros habréis visto estos sellos en varios lugares, y si no lo habéis hecho, seguro que a partir de hoy lo haréis, es como cuando te compras un coche y de repente lo empiezas a ver en todos los sitios, pues con estos sellitos igual, y cuando os explique un poco qué significan, fijo que os alegra poder encontrarlos.

Por suerte estamos entrando en un movimiento ecologista muy importante, cada vez más hay más consciencia en que no podemos seguir gastando recursos sin ton ni son. La mayoría vamos buscando la forma de no comprar cosas que no necesitamos y cuando tenemos que comprar algo queremos que repercuta lo menos posible en el planeta.


Los sellos FSC (Forest Stewardship Council, o Consejo de Administración Forestal para nosotros) y PEFC (Programme for the Endorsement of Forest Certification, Programa de reconocimiento de Sistemas de Certificación Forestal en castellano), nos indican que el producto que vamos a comprar viene de bosques sostenibles. Podéis echar un vistazo a sus webs: pefc.es y es.fsc.org/es-es.

Dejando a un lado el reciclaje, las compras de segunda mano, etc. A veces tenemos que comprar muebles, libretas, papel higiénico… El uso de estos objetos está muy presente en nuestro día a día, y ahí es cuando empieza la búsqueda del mejor “producto” y/o “marca” que vaya a juego con nuestros valores.

Todavía son muchos los bosques que se talan indiscriminadamente en muchas partes del mundo, llevándose con ellos vidas de animales y plantas y la forma de subsistencia de muchas poblaciones rurales, así, impúdicamente, sin que ninguna entidad política ni nadie, haga nada. Nuestra única forma de pararlo como consumidor es estar bien informados para saber a “quién” vamos a apoyar con nuestro dinero, porque como dijo Eduardo
Galeano:

“Mucha gente pequeña, en lugares pequeños, haciendo cosas pequeñas, puede cambiar el mundo”

Estas entidades nos garantizan que los bosques de los que proviene la materia prima del producto que vamos a comprar están libres de productos químicos dañinos y de transgénicos, que están talándose de forma responsable, cuidando su biodiversidad e incluso mejorándola.

De primeras, quizá lo de que se puede mejorar un área forestal cortando árboles pueda resonar un poco para mal, pero adentrándonos en materia nos daremos cuenta de que algunas veces nos encontramos con zonas en las que se han introducido plantas no autóctonas que no son las mejores para el ecosistema en el que se están reproduciendo.


Como ejemplo podemos poner la “caña común”, que aunque pueda parecernos una planta de toda la vida y la cual estamos viendo desde bien pequeños, es una planta invasora (introducida intencionalmente), que hace mucho daño a nuestro entorno.


Existen muchas personas propietarias de áreas forestales, que si estas no les fueran rentables, jamás podrían hacer el trabajo de “limpieza” y esto todavía sería peor para el bosque, lo vemos muy claro cuando hay fuegos que parecen imposibles de apagar y miramos las imágenes impactados sin poder hacer nada.

De esta forma, “invirtiendo” en productos responsables, también estamos garantizando un mejor manejo forestal, protegiendo bosques y animales, y mejorando el empleo local. Ya que hemos de consumir, hagámoslo lo mejor que podamos 🙂


Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.