¿Cómo planificar un road trip?

Una de las cosas que uno puede aprovechar para hacer durante estos días de encierro puede ser planificar una expedición de varios días para cuando todo vuelva a la normalidad. Y no estoy hablando de lugares tremendamente exóticos y masificados, puede ser perfectamente en tu misma provincia o en la de al lado, ya que suele ocurrir que uno ha estado en Chicago pero no en Bilbao o que ha visitado Yosemite pero no Ordesa. Y muchas veces, sin ánimo de menospreciar los must y salvando las distancias, es más marketing que otra cosa, ¡todo tiene encanto!

En fin, sea como sea quiero aprovechar para aportar mi granito de arena explicándote, paso a paso y de forma sencilla, cómo planifico yo las expediciones de varios días (aunque sería aplicable a una escapada de finde también) de una forma lo más eficiente posible pero sin agobios.

¿A dónde vamos?

1 En primer lugar, tira el dardo. Es decir, plantea cuál es el territorio que quieres explorar (por ejemplo, Girona provincia, Asturias o Andalucía, tú sabrás el tiempo de qué dispones).

¿Qué vamos a hacer allí?

2 En segundo lugar, decide, dentro de la zona que te has planteado, qué es aquello que quieres visitar. Obviamente cada cuál sabe qué tipo de turismo es el que más le gusta: si de naturaleza, urbanita, arquitectónico, histórico… Aunque por experiencia te recomiendo que aunque te centres en aquello que más te gusta (por ejemplo, senderismo) te dejes algo de espacio para salir de tu zona de confort y practicar un poquito de turismo distinto del que sueles. En la variedad está el gusto y todos esos rollos.

En este punto es muy importante dedicar tiempo a la investigación para no quedarte con las cuatro cosas típicas que acaba viendo todo el mundo del territorio elegido.

Aquí hay varias opciones. Por ejemplo si quieres senderismo u otras actividades de montaña, puedes explorar la zona en la web de Wikiloc y seguro que descubres rutas que recorren puntos underground de la orografía que quieres investigar. Otra opción interesante es tan simple como planear en Google Maps por la zona, jugando con el zoom. Verás cómo te van apareciendo puntos de interés que desde lejos no te aparecían: ermitas, espacios naturales, barrancos… Haz click en dichos puntos y decide si merecen una visita o no. De hecho, así es como descubrí un sitio tan friki como el Castell de Prenafeta.

¿Qué rincones escondidos puede haber? PD: ¿Bosc pintat de Poblet? ¿WTF?

Por supuesto, consulta blogs y Youtube en busca de consejo. Incluso el propio Google suele responderte bastante eficientemente a las preguntas “qué ver en…” o “qué hacer en…“. Aunque, como antes, estas opciones suelen quedarse bastante en la superficie (que ojo, ¡no tiene porqué ser insuficiente!).

3 Ahora toca conectar los puntos. Una vez tienes claros los sitios que quieres visitar o por los que quieres pasar, conéctalos en Google Maps, añadiendo paradas. Este ejercicio te servirá para optimizar el kilometraje. Ya que lo peor que puede pasarte es que vayas del punto A al punto B y cuando te vayas para el C resulte que ¡estaba al ladito del A!

Carretera y manta

Hacer el ejercicio de añadir las paradas en la ruta de Google Maps te servirá para evitar fácilmente este error de novatos tan típico pero tan jodido, ya que hablamos de tiempo y gasolina perdidos tontamente. Además, ya vas sacando información sobre cuántas horas de volante te tocará chuparte y cuántos kilómetros así que, más o menos, puedes calcular cuánto gastarás en gasofa en base a los datos de tu coche.

4 La cosa se pone seria, porque ahora toca simular cómo van a transcurrir esos días. Sé que te va a sonar tedioso y maniático, pero lo mejor que puedes hacer para evitar infinidad de situaciones incómodas en que te tocará improvisar (lo cual es super-divertido cuando sale bien pero una jodienda cuando acabas tirado) es abrirte una hoja de Excel y en la primera columna ponerte las horas (por ejemplo, 7:00-8:00, 8:00-9:00, 9:00-10:00,…) y el resto de columnas serán para cada uno de los días.

Jugando a los pitonisos

Ante todo, comento que lo que vamos a diseñar no va a ser una Biblia inamovible, si no una guía que evitará que te plantees días demasiado cargados de cosas o demasiado desaprovechados y que, por tanto, puedas disfrutar de todo aquello que quieres ver de forma razonable y sin agobios.

Demos por supuesto que salimos el día 1 de nuestra casa y que nos dirigimos del tirón hasta el punto más cercando del itinerario que habíamos planteado. Pongamos que son 4 horas de conducción. MI CONSEJO es que siempre procures hinchar un poco los tiempos. Siguiendo con el caso práctico, si tenemos 4 horas de conducción contemplemos que serán 5. Si además nos planteamos salir a las 7 de la mañana, significa que llegaremos al destino a las 12. En nuestro excel rellenaremos esas 5 celdas (agrupándolas si quieres) con el concepto “conducir de casa a XXXX” por ejemplo). Una vez en el destino, decide cuánto tiempo vas a dedicar a visitarlo. Si, por ejemplo, consideras que serán 2 horas, significa que a las 14 estarás listo de papeles. Pero ¡oh! las 14 es una buena hora para comer así que plantéate dónde comer y déjate una horita para hacerlo (ya serán las 15).

5 En definitiva, así es como vas a ir procediendo, observando cómo vas llenando el día con todas aquellas actividades que querías hacer y sitios que visitar. A medida que veas que el día va llegando a su fin, plantéate dónde dormir. Puede que sea en el último punto visitado o cercanías, en el siguiente punto a visitar o un punto intermedio (por ejemplo, si del último punto de hoy al primero de mañana hay 4 horas de coche quizá te interese chuparte 2 hoy, pernoctar, y realizar las otras 2 al día siguiente). Si la idea es ir con tu furgoneta o autocaravana (o dormir en el coche), seguramente ya conozcas esta APP pero por si no fuera así, te la comento: park4night es una base de datos donde los usuarios anotan sitios donde pernoctar, los servicios de que dispone y precio si aplica. Hay desde campings hasta cunetas confortables 😂

En fin, el ejercicio consiste en ir llenando las horas hasta hacer caber todo aquello que querías hacer en los días de los que dispones. A medida que lo vayas haciendo te irás dando cuenta de que quizá te sobra día y puedes adelantar algo del día siguiente o explorar más a fondo los alrededores (o, simplemente, tumbarte a la bartola) o que quizá te falta tiempo. Esto es lo peor, pero puede ocurrir. Así que una de dos: o te planteas pedir más vacaciones o tendrás que priorizar sobre qué quieres ver más y dejarte cosas en el tintero.

Consejos: ¡toma nota!

Consejos generales: como he comentado antes, hincha los tiempos. En primer lugar por los imprevistos que puedan surgir y en segundo lugar porque no mola ir con agobios (“¡Oh no” Son las 17:14, ¡Debería llevar ya 14 minutos conduciendo!“). Así que si Google Maps te dice que del punto A al punto B hay una hora y media de conducción, mejor cuenta dos horas. Si Wikiloc te dice que esta ruta se hace en tres horas, tú cuenta cuatro. Es más, si por lo que sea, el día termina antes de lo previsto porque has sido demasiado eficiente, pues eso que te ganas para explorar la zona donde pernoctes o tomarte algo. Por ejemplo, en mi último road trip, que fue por Navarra, nos llevamos el slackline y la guitarra para jugar en el campamento… cosa que no acabamos haciendo porque no tuvimos tanto tiempo. A ver, entendámonos, uno no se lía la manta a la cabeza para irse a pasear dos horitas por un monte muy bonito y pasarse el resto del día en el campamento, pero sí te recomiendo que te lo tomes con calma y permítete un poco de living tras la jornada.

No olvides que viajas, entre otras cosas, para disfrutar

Otro consejo es una vez tengas el excel lleno fíjate en si está bien planteado. Especialmente si vas en plan “van life” ¿ya sabes dónde vas a pernoctar cada día? ¿Podrás ducharte / lavarte? ¿Podrás cargar tus aparatos electrónicos? Bonus track: ¡es obvio pero aprovecha los trayectos en coche para cargar tus cacharros con un adaptador de 2 entradas! Incluyendo esa powerbank que no puede faltarte.

Y con estar bien planteado me refiero también a que a veces nos pasa que el día 1 nos planteamos una pateada de seis horas y al día 2… ¡otra vez! Y al día 3 solamente un paseíto por la ciudad. ¿Podrías invertir el día 3 y el 2 sin que fuera un gran trastoque de kilómetros y pernoctas? ¡Lo digo para dosificar tus energías! Es decir, procura ir alternando días físicamente exigentes con otros que no lo sean tanto (obviamente yo te hablo desde mi perspectiva montañera, quizá en tu caso no sea aplicable, pero bueno…).

Consulta horarios y días. Otra perogrullada, pero quizá te habías planteado ir a tal museo el martes por la tarde pero resulta que solo abren por las mañanas. O que precisamente los martes no abren. ¡Échale un ojo a este tipo de cosas para que no te jodan todo el día!

Es difícil, pero procura tener plan B. ¿Qué pasa si el día que quieres hacer tal ruta cae el diluvio universal? Quizá no es recomendable practicar senderismo ese día. ¿Qué harás entonces? ¿Quizá irte a una ciudad cercana a pasar el día a cubierto visitando museos o en el gimnasio?


En fin, creo que no me dejo nada en el tintero. He compartido mis humildes conocimientos sobre el tema contigo y deseo que puedan serte de utilidad. Además quiero compartir en este enlace un excel que puede servirte de ejemplo: el master plan que realizamos para el road trip por Navarra.

Por último, puedes suscribirte al newsletter si te ha gustado este post y quieres ser avisado en tu correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.