Cómo grabar tomas aéreas sin dron

Este artículo puede ser interesante a toda una serie de personas o situaciones:

  • No tienes dron (porque no te has hecho con uno todavía, porque te lo has dejado en casa o porque lo tienes reparando) y aun así quieres añadir a tu vídeo alguna toma aérea.
  • Tienes dron pero no está permitido volarlo en el área donde te encuentras y aun así quieres tus tomas aéreas to’flama para el vídeo.

Sea como sea, vamos a ampliar el repertorio con un par de opciones que pueden sacarte del apuro en un momento dado, ¡vamos allá!

La primera opción es más bien física y consiste en hacerte con una pértiga o palo telescópico, al final del cual puedes poner una cámara de 360º o una cámara con gimbal (una buena opción sería una Osmo Pocket o una insta360 One R). Como estás grabando a “gran altura” puedes simular el vuelo de un dron. Obviamente la altura a la que grabes estará limitada por la propia longitud de la pértiga, pero las hay de unos 3 metros en Amazon que pueden hacerte el apaño (acaba en rosca estándar).

Especialmente interesante en este caso usar una cámara de 360º ya que por un lado invisibiliza el palo y por otro no tienes que preocuparte de la grabación de la toma. Simplemente grábalo todo y luego ya decides si te quedas con el plano cenital, frontal o incluso si imitas el movimiento del gimbal. ¿Las mejores opciones del momento? GoPro Max o insta360 One X.

Sea lo que sea lo que termines usando para grabar, recuerda que por mucha estabilización que tengan estas cámaras 360º o el gimbal, debes intentar que el desplazamiento sea lo más suave posible para que no se noten los trompicones de los pasos. Lo mismo da que estés en ciudad o de camino a Cola de Caballo, legalmente nadie podría decirte nada (otra cosa es que des la nota xD)

La segunda es una opción más virtual. Y es que puedes usar la versión de escritorio de Google Earth para simular el vuelo de un dron incluso desde alturas en que sería ilegal volar con uno real. Hay que tener en cuenta que el resultado será mejor en ciudad, ya que se han currado más los detalles (aunque ojo porque algunos edificios puede que tengan licencia y por tanto se muestren en Google Earth como un simple cubículo gris). Aunque, como comprenderás, la calidad final puede ser un poco cutre-salchichera, hay que tener en cuenta toda una serie de recomendaciones de configuraciones y usos, pero para eso te dejo a continuación un vídeo donde lo explican la mar de bien:

¿Qué te ha parecido el aporte? Espero que estas alternativas al uso de dron te puedan llegar a ser útiles para aportar tomas aéreas a tus vídeos en aquellas situaciones en que, por H o por B, no es posible. ¡Hasta pronto!


Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.