Comida de combate para un día en la montaña

Ante todo quiero aclarar que en este artículo, a pesar de usar la expresión “comida de combate” no voy a hablar de raciones liofilizadas militares. Ni de otras raciones de comida para acampar durante un periodo de tiempo considerable. Quiero hablar básicamente de aquello que no debe faltar en tu mochila para un día cualquiera de excursión, aunque no sean muchas horas ni demasiado exigente.

Los factores más importantes a tener en cuenta son:

  • Que pesen poco. Ir con la mochila a cuestas cansa. Más cuanto más pese, así que hay que ir con ojo con el peso.
  • Que abulte poco. Así puedes llevar una mochila pequeña y dejas más espacio para otras cosas (como, por ejemplo, un kit de primeros auxilios).
  • Comida que se conserve bien. La lechuga está muy bien para hacerse la ensalada en casa, pero para irla cargando por el monte… como sea un día un poco caluroso podemos acabar con la mochila bien apestosa y con la comida incomestible.
  • Comida resistente. Nada peor que ir a sacar la comida de la mochila y encontrarla espachurrada: mejor un bocadillo que un sándwich, una manzana que un plátano, etc.
  • Comida muy calórica. Nos interesa, por todo lo anterior, llevar comida que aporte muchas calorías por gramo, así que hablamos básicamente de alimentos muy ricos en grasas y/o azúcares.

Es importante llevar tanto azúcares como grasas porque los primeros nos darán el chute de energía rápida para continuar y lo segundo es algo más largoplacista, pero igual de importante.

Una vez habiendo especificado todo esto, ¿qué deberías llevar encima?

  • Frutos secos. Cacahuetes (si bien técnicamente son legumbres), avellanas, almendras, nueces, pistachos… Cargados de grasas saludables y proteínas. Poco espacio y mucha energía lenta.
  • Fruta desecada. Pasas, orejones de melocotón, arándanos… Azúcar a tutiplén en un bocado. Poco espacio y mucha energía rápida.
  • Barritas energéticas. Las hay específicas para actividades exigentes. A las malas unas barritas de cereales individuales también podrían valer si no se trata de un paseo muy exigente, aunque no tengan muchas calorías. A las malas, podrías tirar incluso de “barritas guarras” tipo Twix. Ningún nutricionista te recomendará que comas eso, pero en una actividad exigente te puede venir muy bien ya que van cargadas de azúcar y grasa (justo lo que necesitas).

Y, por supuesto, ¡no puedes ir sin agua! Una opción interesante si vas a realizar una excursión por una zona con agua dulce (lagos, ríos, manantiales, etc.) es una botella con filtro, te dejo el artículo que escribí sobre la Lifestraw Go. Espero que esta píldora de información te pueda ser útil e interesante 🤗


Por último, puedes suscribirte al newsletter si te ha gustado este post y quieres ser avisado en tu correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

Subscribe to our newsletter!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.