Cómo perdí más de 20kg

En este post te voy a contar cómo, tras el reposo domiciliario tras sufrir un infarto, tuve que deshacerme de los más de 20kg que me sobraban. Aunque, ojo, en otro momento de mi vida había llegado a pesar ¡más de 90kg! Esto para un tipo de metro setenta y poco, es demasiado.

Lo que ocurre con la gordura es que, por un lado, es una amiga muy simpática: no te pide nada, de hecho, basta con que no hagas nada: come todas las cosas ricas (o sólo cosas ricas), no te prives de nada, no te esfuerces (de deporte ni hablar)… Y ella, poco a poco, se va apoderando de ti. Y por otro lado, como es un proceso progresivo no te das cuenta hasta que un día te toca enfrentarte a la realidad.

Continuar leyendo “Cómo perdí más de 20kg”

¿Por qué no empezar tu huerto urbano?

En esta cuarentena me he dado cuenta de lo necesario que es tener un huerto urbano, aunque sea pequeñito. Siempre estaba confiada en que como trabajo en un garden lo tenía todo a mano, o simplemente bastaba salir a la frutería… Así que cuando vuelva a currar me pondré al lío, ¡os explico un poco como funciona!

Si no tenéis mucho espacio, lo mejor es plantar hierbas aromáticas, como perejil, albahaca, cilantro, orégano, menta, hierbabuena, cebollino…. Son plantas que no crecen mucho y siempre son útiles en la cocina. Con unos pequeños tiestos será suficiente.

Continuar leyendo “¿Por qué no empezar tu huerto urbano?”

¡Qué manía con los cereales integrales!

Últimamente parece que todos los cereales que debamos consumir deban ser 100% integrales. En este artículo quiero explicarte a qué viene todo este barullo porque, como imaginarás, tiene una razón de ser.

Empecemos por preguntarnos ¿qué es un cereal integral? Pues bien, los cereales son un tipo de planta de los cuales se consume el grano. El grano, por definición, es integral (es decir, consta de todos sus elementos). Dichos elementos son:

  • El salvado, que es la capa externa que protege la semilla.
  • El endospermo, que es lo único que se usa cuando se refina el cereal. Es el almacén energético formado básicamente de almidón.
  • El germen, que es el embrión que germinará.

Para hacernos una idea, si comparáramos un grano de cereal con un huevo, podríamos decir que el salvado es la cáscara, el endospermo es la clara y el germen, la yema.

Continuar leyendo “¡Qué manía con los cereales integrales!”

Más proteínas, ¡es la guerra!

Como persona que se considera a sí misma vegana (si bien quizá debería decir vegetariano, ya que muy esporádicamente consumo algo que lleve huevo o lácteo) me encuentro con un problema “clásico” con las proteínas.

No hay quien se resista a decirme que si me van a faltar proteínas, que de dónde voy a sacar las proteínas para SOBREVIVIR si no como ni carne ni huevos ni lácteos, que si voy a tener problemas, etc.

En cuanto a esto, quiero aprovechar para comentar que, por ejemplo, las legumbres o el cacao son más ricas en proteínas que la carne (si bien es cierto que su absorción no es tan fácil). Además sus grasas son saludables, a diferencia de las de origen animal (salvo el caso del coco, que también tiene grasa saturada). Así que por cantidad de proteínas no debería haber problema en cuanto a veganismo.

Continuar leyendo “Más proteínas, ¡es la guerra!”

Este motivo para hacerte vegetariano te hará volar la cabeza

La verdad es que yo terminé de convencerme de hacerme vegetariano a raíz de ver el documental “What the health” en Netflix. La puntilla fue el estudio que determinaba que el grupo vegetariano había logrado “limpiar” sus arterias (música para mis oídos), pero la clave de todo ello fue un concepto de base, que me dejó maravillado en cuanto lo entendí.

¿Sabes cuál es la diferencia entre el sistema digestivo de un animal carnívoro (felino, lobo, etc.) u omnívoro (oso, zorro, etc.) del de un herbívoro? Pues la longitud de sus tripas. Además, también se da el caso de que mientras los depredadores tienen un metabolismo más acelerado, los herbívoros (ojo, no me refiero a rumiantes que solamente comen hierba, si no a no-carnívoros, para entendernos) tienen un metabolismo más ralentizado.

Continuar leyendo “Este motivo para hacerte vegetariano te hará volar la cabeza”

Comida de combate para un día en la montaña

Ante todo quiero aclarar que en este artículo, a pesar de usar la expresión “comida de combate” no voy a hablar de raciones liofilizadas militares. Ni de otras raciones de comida para acampar durante un periodo de tiempo considerable. Quiero hablar básicamente de aquello que no debe faltar en tu mochila para un día cualquiera de excursión, aunque no sean muchas horas ni demasiado exigente.

Los factores más importantes a tener en cuenta son:

  • Que pesen poco. Ir con la mochila a cuestas cansa. Más cuanto más pese, así que hay que ir con ojo con el peso.
  • Que abulte poco. Así puedes llevar una mochila pequeña y dejas más espacio para otras cosas (como, por ejemplo, un kit de primeros auxilios).
  • Comida que se conserve bien. La lechuga está muy bien para hacerse la ensalada en casa, pero para irla cargando por el monte… como sea un día un poco caluroso podemos acabar con la mochila bien apestosa y con la comida incomestible.
  • Comida resistente. Nada peor que ir a sacar la comida de la mochila y encontrarla espachurrada: mejor un bocadillo que un sándwich, una manzana que un plátano, etc.
  • Comida muy calórica. Nos interesa, por todo lo anterior, llevar comida que aporte muchas calorías por gramo, así que hablamos básicamente de alimentos muy ricos en grasas y/o azúcares.
Continuar leyendo “Comida de combate para un día en la montaña”

Alternativas saludables y vegetarianas al embutido

Ojo tema serio. Veganismo aparte, la carne procesada en general es considerado tan cancerígena como el plutonio por la Organización Mundial de la Salud (sí, vuelve a leerlo si lo necesitas. Enlace a noticia en El País). Y cuando hablamos de carne procesada todo el mundo piensa en la “mierda”: la pasta rosa con la que se hacen los frankfurts y nuggets. Pero, señores, los embutidos también son carne procesada (y, lo siento, el jamón serrano también).

Cuando me pasé al vegetarianismo hubo toda una serie de cambios en mis hábitos alimenticios que, francamente, fueron menos duros de lo que me esperaba. En cuanto a los untables, tuve que dejar la mantequilla y queso tipo filadelfia pero las alternativas eran fáciles: margarina, hummus, mermelada, guacamole, etc. De hecho, la mayoría de untables y salsas deliciosas ya son “vegetarianas”. Es decir, no llevan carne, huevos o leche entre sus ingredientes (honrosas excepciones: mayonesa y salsas en base de nata).

Continuar leyendo “Alternativas saludables y vegetarianas al embutido”