Basura de cuarentena

¡Hola!

A colación de leer el post que escribió Dani aka Vekigo el pasado jueves  sobre la durabilidad de las cosas en “¿Usar y tirar? Vuelta a los orígenes”, me decido a escribir mi primer post.

Estamos ante una pandemia, llevamos… Muchos días, ¡Demasiados! Nos acercamos al mes de cuarentena. Y es que la propia palabra ya nos tenía que haber dado una ligera idea de lo que nos esperaba.

Os puedo asegurar, que no había oído hablar tantísimo de los Epi’s (Equipo de protección Individual que utilizan los sanitarios para protegerse). Son esas palabras, que se van a quedar en nuestro vocabulario, junto con Coronavirus y teletrabajo. Aunque alguna siempre nos recordará a Barrio Sesamo para toda esa generación de los 80/90’s, pero eso ya es otro tema en el que no vamos a entrar.

Si me llegan a decir hace dos meses que íbamos a estar cosiendo y eligiendo si es mejor opción hacer mascarillas con relleno de bolsas de aspiradora o con trapos de cocina, hubiese hecho un buen pedido en Aliexpress de material para tricotar desde casa.

El tema que nos ocupa y por el que os estoy escribiendo hoy aquí, es que son material de un solo uso. Como una bolsa de basura, la cual ya sabe que “sólo se vive una vez” y la estás comprando, para tirarla.

Con la proliferación del miedo, los contagios y nuevas noticias sobre el virus brotando como palomitas recién hechas todo el tiempo, están apareciendo mascarillas y guantes tirados en cualquier parte.

La gran mayoría no es material reciclable, pero eso no quiere decir que el suelo sea su lugar. (El suelo nunca será buen lugar para nuestros residuos no compostables) y además expones a otra gente a contagiarse.

Según el protocolo, en caso de estar contagiado por Coronavirus, deberás introducir tus residuos hasta en 3 bolsas para aislarlo de todo y no se podrá reciclar, irá al contenedor gris donde será compactado y enterrado bajo tierra.

Entendemos que ahora mismo, no se puede tomar otra medida respecto a esto, por la gravedad del asunto pero… ¿Qué ocurre con los que no estamos contagiados? O al menos, creemos no estarlo.

Cualquier guante de nitrilo o látex, irá al contenedor gris de restos, no es reciclable. Acabará bajo tierra.  Es importante saber que no van al amarillo, porque seguramente estás contaminando y dificultando la separación de otros residuos.

Las mascarillas no tienen mejor final, no hay un protocolo para deshacerse de ellas, con lo cual, también van al mismo contenedor.

Allí irá a parar todo lo que no es posible reciclar como: Compresas, arena para mascotas, pelo, polvo, colillas, juguetes, biberones, pañales…

¿La solución? Por el momento no se recomienda el uso de mascarillas reutilizables, por lo que siempre quedará  el lavarse las manos con jabón, mantener distancia de seguridad e intentar compensar por otra parte.

Y si has llegado hasta aquí, te preguntarás ¿Y cómo puedo compensarlo?

Si eligiésemos una sola opción para dejar de lado el abuso del plástico y artículos de un solo uso, podríamos reducir un poco esa gran bola que se mete bajo tierra.

No se trata de reciclar, sino de generar menos basura.

Y es que prácticamente todo lo que hacemos al cabo del día, se puede mejorar para intentar reducir.

Cuando nos damos una ducha, tienes la posibilidad de utiizar jabón / champú sólido, sin necesidad de envases. Existen un montón de marcas de opciones naturales y beneficiosas para darle a tu cuerpo.

Existen los cepillos de dientes de bambú o pastillas para lavarnos los dientes sin necesidad de utilizar plástico.

Para higiene íntima, la opción más económica ahora mismo es el uso de la copa menstrual. Tiene una durabilidad de 10 años y ahorras en millones de compresas/tampones de un solo uso.

Cuando el cuerpo nos pide un café, la cafetera italiana siempre ha funcionado bien, no necesitamos consumir cápsulas diarias por ahorrar un par de minutos y el sabor es infinitamente mejor.

Si vamos a hacer la compra, la opción de la bolsa reutilizable la utilizamos bastante, comprando en mercado o en tiendas locales, se reduce el uso de plástico, nadie les obliga a utilizarlos si los embolsas tú y ayudas al comercio local.

Además, comprando alimentos de verdad y no precocinados, comerás algo más natural, siempre debería ser mejor opción del campo a la mesa.

Cualquier detalle por pequeño que sea, cuenta y no disponemos de una opción B, cuida tu planeta y él te cuidará a ti.

@Musseta


Por último, puedes suscribirte al newsletter si te ha gustado este post y quieres ser avisado en tu correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.