Alternativas saludables y vegetarianas al embutido

Ojo tema serio. Veganismo aparte, la carne procesada en general es considerado tan cancerígena como el plutonio por la Organización Mundial de la Salud (sí, vuelve a leerlo si lo necesitas. Enlace a noticia en El País). Y cuando hablamos de carne procesada todo el mundo piensa en la “mierda”: la pasta rosa con la que se hacen los frankfurts y nuggets. Pero, señores, los embutidos también son carne procesada (y, lo siento, el jamón serrano también).

Cuando me pasé al vegetarianismo hubo toda una serie de cambios en mis hábitos alimenticios que, francamente, fueron menos duros de lo que me esperaba. En cuanto a los untables, tuve que dejar la mantequilla y queso tipo filadelfia pero las alternativas eran fáciles: margarina, hummus, mermelada, guacamole, etc. De hecho, la mayoría de untables y salsas deliciosas ya son “vegetarianas”. Es decir, no llevan carne, huevos o leche entre sus ingredientes (honrosas excepciones: mayonesa y salsas en base de nata).

En cuanto a la carne y los huevos no es demasiado difícil acostumbrarse a no comerlo, es sólo cuestión de tiempo. Cuando empiezas a llenar tu plato con legumbres, verduras y tubérculos te llenas rápido y como te sientes bien no cuesta acostumbrarse.

Pero hay algo que, todavía a día de hoy, encuentro muy difícil de sustituir: los embutidos. En mi caso es algo especialmente profundo porque, como otros miles, me he criado comiendo bocatas y, aun a día de hoy, me llevo sándwiches al trabajo. De tal manera que se me hizo muy difícil encontrar alternativas al embutido que fueran ante todo saludables y, además, veganos.

Lo primero que nos puede venir a la cabeza son los embutidos vegetarianos que ya existen y que pueden comprarse en muchos supermercados. Aunque, francamente, no me hacen mucha gracia ya que me da la sensación de que estás sutituyendo un ultraprocesado por otro (quizá hasta “menos natural” todavía). Y, al menos en mi caso, el motivo del cambio de alimentación es sobretodo para mejorar mi salud. En cuanto a los quesos veganos también los hay muy resultones y que dan el pego. Aunque también es salir del fuego para entrar en las brasas ya que, sí, es cierto, no tienen grasas animales, pero suelen estar hechos con aceite de coco, el cual tiene también una alta concentración en grasas saturadas (y no hay más que leer la lista de ingredientes para darse cuenta de que nos encontramos ante un ultra-procesado).

Entiendo que estos últimos argumentos pueden no importar demasiado al que elija el veganismo ya no por un tema de salud, si no de ética. Es decir, si además de no haber producido sufrimiento a ningún animal, está delicioso, ¡pues genial! Aunque también cabe comentar que, otros veganos de unos escalones más arriba (más puristas) critican todos estos sucedáneos de productos de origen animal ya que consideran que si comes “algo así como carne”, “algo así como queso”, “algo así como huevo” o “algo así como embutido” es porque no te repugna lo suficiente la industria cárnica. Así que MAL.

Sea como sea, ¿qué he llegado a usar en mis emparedados veganos en lugar de embutido? Sobreotodo porque he considerado que el sándwich necesitaba esa textura:

  • Rodajas de tomate
  • Rodajas de pepinillos en vinagre
  • Lonchas de tofu. Esto está bien porque sabe a lo que tú le eches (vamos, que te toca especiar) aunque, por otro lado, toca hacerlo a la plancha, lo que es un poco palo.

Es decir, para el día a día más o menos me apaño bastante bien. De hecho mi sándwich estándar que me llevo al trabajo está compuesto de:

  • Rebanada de pan de molde integral
  • Hummus
  • Rodajas de tomate
  • Lechuga
  • Hummus
  • Rebanada de pan de molde integral

(Respetad el orden u os mancharéis las manos o se os desmontará el emparedado). Ahora el problema es cuando tienes que comer algo fuera de casa, en un bar por ejemplo. A día de hoy no he descubierto todavía qué demonios de bocata pedirme en un bar que sea saludable y vegetariano. Así que sólo se me ocurren dos opciones:

  • O bajarme del burro y pasarme al ovo-vegetarianismo en esa situación (bocata de tortilla a la francesa o de queso) o bien…
  • Tapa de pantumaca (no es técnicamente un bocata ya que no tiene nada en su interior pero bueno, es lo único que cumpliría las condiciones).

En resumen, entiendo que poco a poco irán popularizándose alternativas veganas al embutido de carne y que, tarde o temprano, llegarán a los bares. Hasta entonces, los vegetarianos o veganos nos quedamos con pocas opciones: o bien lo citado anteriormente o bien no ir al bar a hacer un tentempié.

Y vosotros, ¿tenéis algún consejo o alternativa que aportar? ¡Dejadlo en comentarios, porfa! 😀

Por último, podéis suscribiros al newsletter si os ha gustado este post y queréis ser avisados en el correo cuando publique uno nuevo ¡Saludos!

¿Te apuntas?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.